Los pacientes con gota tienen un 40% de riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular

La gota se produce por la formación de cristales de ácido úrico en los tejidos y articulaciones. Los cristales causan una respuesta inflamatoria, que en ocasiones provocan dolores e hinchazón intensos que conocemos como ataque de gota. Lo más frecuente es sufrirlo en la en articulación del dedo gordo del pie, pero también se puede producir en tobillos y rodillas, dificultado el diagnóstico en urgencias.

En 9 de cada 10 casos la gota se produce por un problema de eliminación del ácido úrico por el riñón, de ahí que no se pueda achacar a un estilo de vida descuidado ni a una dieta abusiva, según explican desde laSociedad Española de Reumatología. Se debe evitar el abuso de ciertos alimentos y sobre todo de bebidas alcohólicas, comer de todo con moderación, hacer una dieta variada y equilibrada y mantenerse activo.

Además, los pacientes con gota tienen un elevado riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares como infarto de miocardio o ictus, siendo equiparable al de los pacientes con diabetes, según ha afirmado el doctor Mariano Andrés, reumatólogo del Hospital General Universitario de Alicante. “De hecho, por padecer gota, se ha estimado que se incrementa un 30% el riesgo de mortalidad de cualquier causa, y un 40% el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular, por lo cual el impacto de este riesgo es enorme”, ha precisado el especialista durante la III reunión del Grupo de Estudio de Artropatías Cristalinas de la Sociedad Española de Reumatología (GEACSER), que se ha celebrado este fin de semana en Madrid, con la colaboración de Grupo Menarini.

A su juicio, “ese riesgo cardiovascular se relaciona con la mayor frecuencia de factores clásicos como la hipertensión, dislipemia u obesidad, pero también con la propia enfermedad, ya que la gota se produce por el depósito de cristales de ácido úrico, que inducen inflamación. Desde hace más de una década se conoce el papel de la inflamación en el desarrollo de arteriosclerosis y en la aparición de enfermedades cardiovasculares”.

Al médico al primer síntoma

Según explican desde la SER, hay que acudir al médico al primer síntoma, ya que se trata de una enfermedad curable, y con un abordaje correcto y tratamiento adecuados desaparecen los síntomas y dolores, evitando daños irreparables en las articulaciones. La mejor prevención es revisar los niveles de ácido úrico en sangre cada año, ya que la gota puede convertirse en un problema muy serio relacionado con enfermedades cardiovasculares. No lo dudes y ponte en manos de tu reumatólogo.

“Aunque los datos todavía no son sólidos, es muy probable que la disolución de los cristales, al normalizar los niveles de ácido úrico en sangre, repercuta en una reducción del riesgo cardiovascular de las personas con gota”, según el doctor Andrés, quien recalca que “junto a esto, es necesario controlar de forma exquisita los factores de riesgo antes mencionados”.

Conseguir la disolución de los cristales es el objetivo de tratamiento de todo paciente con gota, y eso se logra con la normalización de los niveles de urato en sangre. “Para ello disponemos de fármacos que son claramente eficaces para alcanzar el objetivo. Junto a los medicamentos, es muy recomendable la pérdida de peso en caso de sobrepeso y el seguimiento de una dieta cardiosaludable (no siendo precisa una dieta específica por padecer gota)”, ha constatado el especialista.

Los pacientes con gota tienen un 40% de riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular

Por Farmacia Rafelbunyol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*